Visita VIO Edecanes y Modelos

lunes, 1 de abril de 2013

Ya no soporto a mi Madre


Recuerdo que hace un par de años tuve una relación sentimental con una chica en mi época de universitario, y recuerdo que alguna vez platicamos sobre su vida antes de conocerla y ella me comento que tenia conflictos fuertes y serios con su madre, ella me llego a detallar que los problemas eran cada vez mas constantes y subían de tono cada día, los problemas si no mal recuerdo eran por muchos factores, como algunas amistades que a su madre no le parecían, no le permitía salidas con amigos a reuniones o fiestas, y también existían celos por que, el padre le deba mucha atención a ella, los problemas entre ellos crecieron a tal grado que alguna vez los padres de ella llegaron a hablar de divorcio por los conflictos entre la madre y ella.

El día de hoy hablaba con una amiga y me expreso una frase, que es la que da el titulo a esta publicación, “Ya no soporto a mi Madre”, y es que aunque suene muy fuerte esta frase, es mas común de lo que podamos creer, recuerdo todavía el par de ocasiones que mi hermana la llego a mencionar, y estoy seguro que tal vez en algún momento tu las expresado.

Esta frase suele ser más común en las mujeres jóvenes adolescentes  y me atrevo a mencionar que de cierta manera es normal que las adolescentes lleguen a expresar este sentimiento de enemistad hacia sus respectivas madres, esto suele suceder cuando ellas creen que son lo suficientemente grandes y maduras para afrontar cualquier circunstancia de la vida, y las madres por su parte creen que sus hijas todavía no son lo suficientemente grandes y maduras para afrontar la vida, esto nos lleva a un conflicto que puede llegar a ser del tamaño de una tercera guerra mundial, entre las madres y las hijas, en donde no existen banderas blancas y ninguna de las dos partes piensa en ceder territorio al enemigo, y es allí cuando se expresa nuestra frase del día, “Ya no soporto a mi Madre”, y esto es por que ya no hay permisos para fiestas, ya no existen las autorizaciones para salir con el novio, y existe prohibición para usar la ropa que a las jóvenes les gusta.

¿Pero que pasa cuando esta frase es usada por una joven mayor de edad? ¿Qué pasa cuando la frase es usada por una joven que ya tiene una hija y vive con su madre?

El problema en realidad es más fuerte de lo que parece, ya que nos encontramos con dos mujeres adultas, con dos mujeres que ya son madres, con dos mujeres que de alguna manera creen tener la razón. Y personalmente considero que el problema sigue siendo el mismo, la madre cree que su hija esta equivocada, y la hija cree que su madre es la del error.

Es difícil cuando nos encontramos en un problema en el que las dos partes creen tener la razón, y digo creen por que puede suceder de que en realidad las dos partes estén equivocadas o solo sea una de ellas la que este en el error, pero aun así el problema parece difícil de solucionar.
Pero como todos los problemas tienen solución creo que este también la debe de tener, y recomiendo dos soluciones para este problema y que a su vez también aplican para resolver muchos conflictos entre personas que en realidad se quieren.

Solución 1. Montar una mesa de dialogo en un territorio neutral, esto quiere decir que en algún día (y especifico que no debe ser el mismo día del conflicto entre ellas) se tomen el tiempo para ir a comer o tomar un café, y en la tranquilidad del lugar se puede expresar lo que siente y lo que no esta de acuerdo con el comportamiento de la otra persona, normalmente el hecho de estar en un lugar neutral con las palabras indicadas puede llevar a un estado de razonamiento entre las dos personas, se deberán decir las cosas que no les gustan y también las cosas que les gusta, ya sea de la madre o de la hija, estoy convencido que difícilmente una madre preocupada por su hija actuara de manera irracional a la preocupación de una hija.

Solución 2. Personalmente creo que este recurso tiene un mayor impacto en la solución de un problema. Las palabras escritas con sinceridad pueden llega a tocar la parte mas sensible del corazón de una persona y sobretodo el corazón de una madre que cree, que lo que hace es por el bien de su hija, cuando escribes en un papel lo que te preocupa o en lo que no estas de acuerdo de tu madre o de tu hija, el impacto puede ser mayor ya que no existe una lucha de poder ni de orgullo entre las dos personas, la persona que recibe la carta puede leerla en la intimad de su habitación y puede leerla las veces que sea necesaria para entender el mensaje escrito, sin la necesidad de tener a la otra persona enfrente.

Estoy convencido que todos los problemas se solucionan con una comunicación sana entre dos personas que se quieren y que están preocupadas por el bien de la otra persona.

1 comentario: